8 de mayo de 2016

Donde viven los dioses: Arquitectura religiosa en los mundos de fantasía.

Esto no es un manual de religión. Para ello tienes ya los artículos de Alister Mairon y Cuervo Fúnebre, aunque mi intención también es hacer uno dentro de un tiempo. Esto es una guía de cómo configurar tu templo (o eso creía, la religión es un tema que me encanta y me suelo ir mucho por las ramas).

Ni siquiera sé por qué lo llamo arquitectura si muchos no son edificios. Me basaré principalmente en culturas grecorromanas, egipcias, indias y cristianas, que es de lo que más sé, pero si alguien quiere aportar otras culturas estaré encantada :)


Los dioses adorados


Antes de empezar a construir tu templo tienes que tener en cuenta el dios al que se va a adorar. Normalmente, cuando se piensa en dios se piensa en un hombre con poderes, pero el concepto de dios es peligroso. Muchas religiones consideran que un ser un ser todopoderoso no puede tener una forma definida, pues sería limitarlo. Normalmente la fantasía suele tener dioses antropomorfos, pero es muy normal que puedas tener dioses-animales o espíritus.

En caso de dioses que no tengan forma definida, siempre se les representa mediante algún tipo de simbolismo. El Dios musulmán manifiesta su presencia con su nombre, inscrito en las mezquitas. El Buda del primer budismo manifestaba su presencia con un dibujo de sus huellas. Normalmente esto es difícil de comprender por la gente más común, por lo que al final sí se suele representar al dios de alguna manera. De ahí los Budas gorditos y esa imagen del Dios Padre cristiano como un señor anciano de barba blanca.
Buda esquelético
Esto, señores, es un Buda, uno de los primeros que se hicieron antropomorfos
Pero después pensaron que quién en su sano juicio querría estar así y adorar a eso y suavizaron la imagen bastante

El objeto de culto


Si no tienes este problema y tienes un dios con forma, el objeto de culto de tu templo posiblemente será una representación artística, una escultura. Ahora bien: ¿la escultura es una representación de tu dios o ES el dios? Puede que nos resulte extraño, pero las esculturas que se adoran en los templos hindúes han sufrido un ritual por el cual el dios se ha encarnado en ellas. SON el dios. Son habituales la procesiones de la escultura de un dios hasta del templo de su esposa, donde se les deja juntos por la noche para que… hagan hijos. En Egipto, todos los días se lavaban y se cambiaba la ropa de las esculturas de los dioses de los templos.

Pero una escultura solo suele ser una representación del dios para que el fiel tenga una imagen clara de lo que adora. Lo más habitual es representar al dios en majestad, como el Zeus de Fidias, pero también pueden apelar a otros sentimientos, como la lástima y la culpa en caso del Cristo crucificado de las iglesias cristianas. Otro caso curioso es el de la escultura de la Afrodita de Cnido. La escultura de la diosa del amor era tan sensual que no son pocos los fieles que no podían contenerse y eyaculaban sobre la estatua (yo no puedo evitar imaginarme al pobre sacerdote limpiando los fluidos con cara de pesadumbre).
Afrodita de Cnido
Esto era como el porno hardcore de la época
como ahora furrys zoofilicos, sadomasos con tentáculos, todo a la vez

Las esculturas no tienen por qué ser el único objeto de culto. Son habituales las reliquias o objetos míticos que se consideren milagrosos. En la stupas budistas, por ejemplo, se albergan cenizas de santos. La catedral de Colonia se construyó para albergar los restos de los Reyes Magos (por si alguien se lo pregunta, es la imagen que he utilizado en la cabecera).

En ocasiones puede que no haya ni siquiera un objeto de culto, sino que lo sagrado es el lugar donde está construido el templo, como por ejemplo la Basílica del Santo Sepulcro, o la Cúpula de la Roca, en cuyo interior se encuentra la roca sobre la que Mahoma ascendió al cielo.

Cúpula de la Roca
Interior de la Cúpula de la Roca, donde se muestra la Roca en cuestión

La estructura del templo


La función de un templo es, principalmente, agrupar a los fieles. Esto se ve muy fácilmente en religiones como la hindú. Esta religión existe desde el neolítico, pero constaba de un culto popular, cada familia adoraba a los dioses en su casa, mientras que la religión oficial era el budismo. Hasta el siglo VI no se construyeron los primeros templos hindúes.

Por tanto, el templo es un edificio que acoge a los fieles de una religión con un fin concreto: adorar. Por tanto, una parte importante de él estará dedicado a acoger a las personas. Pero por supuesto, y no menos importante, también contendrá la imagen de culto.

La imagen suele ocupar un pequeño espacio en el fondo del templo, reservado y donde se coloca la decoración y elementos importantes para rituales, como el altar. Volviendo al caso hindú, los templos tienen dos salas casi igual de grandes: la sala de los hombres, donde se recibe a los fieles y el garbha-grha (útero materno), la sala donde permanece el dios. Esta sala es la más profunda y oscura del templo, cosa que también ocurría con los templos egipcios.

Lo ideal sería que el templo se hiciese a la medida del dios. Por ejemplo, también los templos egipcios tenían un patio, pues su dios principal es el sol, y poniendo un techo lo están tapando. Los templos de Atón en Akhetaton no tenían techo por este motivo. También las mezquitas solían tener un patio con fuentes para abluciones, ya que se dice que uno debe lavarse antes de rezar. Aunque tuve un profesor que decía que venían ya duchados de casa y las fuentes eran para darle más carácter sagrado y agradable al lugar, como un oasis en el desierto.

Capillas


Aunque el templo suele estar dedicado a una divinidad en concreto, son edificios muy versátiles, tanto que tienen recintos más pequeños para otros dioses. Esto son las capillas. En las iglesias cristianas son muy habituales, pues siempre suelen tener alguna dedicada a la Virgen o algunos santos. En los templos hindúes se sitúan fuera del templo mismo, en pequeñas estructuras. Por ejemplo, frente a un templo de Shiva siempre va a haber una capilla con el Toro Nandi. Yyy voy a ir al infierno por comparar estas cosas.
Sancto Spirito planta Florencia
Planta de la iglesia del Sancto Spirito, en Florencia. El pesao de Brunelleschi (asesino de jóvenes aspirantes a historiadores del arte junto a Vasari y amigos) se dedicó a hacer capillitas por todas las paredes, para que reces a todos los santitos que quieras.


Lugares para rituales


En ocasiones el propio templo no tiene las estructuras necesarias para realizar un ritual en concreto, por lo que se tienen que construir otros edificios cerca de ellos. Es el caso de los baptisterios, que antiguamente se construían en una sala anexa. Esto me da ideas, como para que puedas crear un ritual concreto que necesite “algo especial” que no se pueda guardar en el templo. Como los sacrificios. Pero aquí ya entra tu imaginación.
El Bapisterio de Florencia, con el famoso Duomo de fondo


Las ciudades santas


Anteriormente he mencionado la basílica del Santo Sepulcro y la Cúpula de la Roca, dos templos que marcan lugares sagrados y están en la misma ciudad: Jerusalén. Dejando a un lado la arquitectura, resulta que Jerusalén se encuentra en la zona que llamamos de Oriente Próximo, una zona que se sitúa justo entre tres continentes, la misma zona donde surgió la agricultura y la escritura, la misma zona que conecta la Ruta de la Seda con el Mediterráneo, o el Mediterráneo con el mar Rojo, la misma zona que está constantemente en guerra por eso mismo: es un enclave estratégico importantísimo. Que la ciudad santa de tres religiones importantes esté situada ahí no es casualidad. 

Me gusta este mapa porque refleja todo lo que acabo de decir. Y porque tiene forma de flor.

Las ciudades santas son grandes centros de peregrinaje, con lo que se juntan gentes muy distintas, y también potencian el comercio.

Los lugares sagrados


He hablado de templos, pero no todos los pueblos tienen objetos de cultos como tal. Cultos chamánicos o animistas están más centrados en la naturaleza y en los espíritus que manan de ella. Por ello, construir un templo sería algo artificial, algo que justo separa lo que es sagrado para ellos. Por tanto, no es extraño encontrarse lugares en un enclave especial donde se realicen rituales al aire libre. Estos lugares sagrados eran llamados nemeton por los celtas. Así mismo, los indios americanos eran poblaciones pequeñas y nómadas, por lo que no tenía ningún sentido construir un edificio. 

Stonehenge no es un templo como tal, tampoco muchos túmulos y dólmenes, y por ello no dejan de ser lugares sagrados. Hasta las stupas indias no pueden considerarse arquitectura y no por ello son menos sagradas.
Silla de Felipe II El escorial nemeton celtibérico
La llamada "silla de Felipe II" en San Lorenzo del Escorial, Madrid,
se cree que posiblemente fue un nemeton celtibérico


Y esto es todo. Pensaba hacer un repaso de los estilos artísticos con los que podías construir un templo, pero me va a quedar una cosa demasiado larga, así que mejor para un artículo distinto jejej. Tengo planeado continuar este con uno de arquitectura civil (de hecho, debería haber subido ese primero para que tuviese un poco de coherencia). Se supone que soy """"""especialista""""" en India y Egipto y escribiendo esto me he dado cuenta de que los templos tienen muchísimas cosas en común.

Como siempre, si tenéis alguna duda o veis algún error histórico no dudéis en decirlo.

1 comentario: