Reflexión: ¿Los lectores son estúpidos?

Ay madre, un artículo de reflexión. Ni yo sé dónde me estoy metiendo. Como no sé qué imágenes meter, pero las necesito para aligerar el texto he tirado de mi carpeta de memes y las he colocado sin aparente relación con el texto, cuidado con las embolias.
Mirad, si ya la cabecera es un meme

Estaba yo escribiendo el otro día… Más que contarlo os lo voy a mostrar. Para poneros en situación, digamos que a mis personajes les han secuestrado, está oscuro, están confusos, no saben nada. Les llevan a una sala, y se encuentran con este tipo:

... sobran comas
Terminé ese párrafo, guardé y me fui a dormir. Al día siguiente, cuando volví a retomar la escritura, revisé un poco por encima lo que había escrito el día anterior y… Borré la última frase. ¿Por qué? Porque es obvio que un tío con ropas caras y una corona escandalosa ES importante. El lector sabe interpretar esos símbolos. Y si no sabe interpretarlos en ese momento, los descifrará poco después, cuando se inicie la conversación y el tío hable con vanidad al resto de presentes en la sala.

A lo que me refiero es que muchas veces los escritores tememos que los lectores no puedan entender del todo, no ya un personaje, sino nuestra obra entera, y nos esforzamos en dejar frasecitas de narrador pedante que explica con pelos y señales al lector absolutamente TODO. Como sí él no pudiese sacar su propia interpretación de la obra.

Mucho Pokémon Go, pero a ver quién es capaz de decirme qué es esto
All hail helix fossil, bird jesus our saivour
Un ejemplo al contrario es el que me estoy encontrando al leer Luna Nueva de Ian McDonald (seguro que ya estabais pensando en Crepúsculo, mamones). Es algo habitual en la ciencia ficción emplear palabras extrañas que nombran aparatos que aún están por inventarse, pero aquí no es solo eso. Emplea palabras raras para términos que ya existen. Por ejemplo, en ningún momento te dice qué es un oko o un bu-hwaejang, pero lo acabas deduciendo por el contexto. Un oko sería algo similar a un esposo/a, una especie de alianza matrimonial pero por contrato. Un bu-hwaejang es el término para designar al heredero. ¿Esto es un problema? Pues al principio un poco, pero pasadas unas páginas lo comprendes todo. 

Algo parecido debió pensar Rothfuss. Uno de sus lectores cero le comentó que eliminase la palabra “aleación” porque era extraña y poca gente la iba a entender. Rothfuss fue a hacerle caso pero se lo replanteó y pensó: “No, yo quiero que mis lectores sean inteligentes, lo suficientemente inteligentes como para que conozcan el significado de aleación” Así que dejó la palabra. Aunque ni que aleación fuese la palabra más difícil del mundo… Si no se entiende una palabra que está en el diccionario, lamento decirte que eso es culpa de un lector vago que ni mira el significado, y no del escritor.



Un caso que me fastidió especialmente fue Alianzas de Iria G. Parente y Selene M. Pascual. Había un hype gigante en twitter, las autoras me caían genial, así que obviamente, compré el libro, convencida de que me iba a encantar. Me pegué un batacazo importante. Y la causa no fue el worldbuiding prácticamente nulo. Me llevé tal decepción que ni puntué el libro en goodreads. Gran parte de esa decepción fue porque me trataron como una idiota


Alianzas nos cuenta la historia de dos primas elfas (ho, por Shiva ¿¿ESTOY HACIENDO UNA RESEÑA??) y a la vez princesas: Eirene es la heredera de un reino de elfos del bosque con un gobierno matriarcal, mientras que Fay es la segunda hija de los reyes de un país de especie de altos elfos. Fay, que ha sido criada entre algodones, se enfrenta a la primera responsabilidad de su vida: la han prometido con Seaben, heredero de Lothaire, el reino de las hadas. Obviamente ella llora, no quiere, se resiste, pero al final la llevan a Lothaire (que por cierto, nunca me quedó claro si era solo una ciudad, un país o es que la ciudad y el país se llaman igual. Y esto no es como Ian MaDonald, es un fallo de worldbuilding gigante). El narrador nos cuenta como Eirene, es tan buena y bondadosa que se ofrece a acompañar a su prima hasta allí, aunque luego pase de ella muy de largo, se vaya a la ciudad a ligar con trovadores, a cazar o a yo que sé, mientras su prima se queda en la habitación llorando. El matrimonio, por supuesto, lo ha urdido la reina de Lothaire, madre de Seaben y mala malísima, cosa que el narrador no te deja de recordar.

Y esto es a lo que quiero llegar. En Alianzas el narrador no te dejaba pensar por ti mismo, te decía lo que tenías que pensar de los personajes. Fay era una débil llorona, una pesada y un incordio para su prima Eirene, la mujer FUERTE E INDEPENDIENTE a la que Fay tendría que imitar en lugar de estar todo del día llorando y quejándose de su vida. Y Mab, la reina de las hadas, era mala malísima, una manipuladora.

Vader imitando a Mab o algo así
No, querido señor narrador. Mab es mala, sí, pero porque utiliza sus argucias, como cualquiera que vive en una corte con malos rollos y quiere seguir manteniendo el poder. Se supone que parte de su poder se basa en que es inteligentísima, pero sin embargo se deja engañar varias veces por su hijo y Eirene, cuando la trama lo requiere. Cersei Lannister la mea tres veces.

Por otro lado, no podría estar más en desacuerdo con el narrador respecto a Fay y Eirene. Pese a que Fay no me caiga muy bien, la encontré un personaje creíble, sincera consigo misma: no quiere casarse, por eso se pasa el día triste y llorando. Sin embargo nos quieren a presentar a Eirene como buena, una sufridora que tiene que aguantar a la pesada de su prima llorona. Y no, Eirene es una egoísta. No soporta el estilo de ser de Fay, piensa que es tontita y debería rebelarse y ser como ella. Y cuando ATENCIÓN SPOILER: su prima se escapa para no casarse, lo primero que piensa es: “oh dios mío mi prima es una irresponsable, ha puesto en peligro a todo su reino ¿cómo ha podido hacer esto?” Pues con ese apoyo de prima que tenía, normal. 

Hubo más cosas que no me gustaron de Alianzas, pero este trato al lector por parte del narrador fue lo que más me molestó. Otra de las cosas fue que la raza de los protagonistas no influye prácticamente en nada, podrían haber sido humanos perfectamente. Pero eso ya es tema para otro artículo. 



Otra cosa que he visto mucho, especialmente en los libros de temática juvenil actual es la mención a las canciones o marcas. Los lectores no somos tontos, pero no somos una enciclopedia. Hay veces que los personajes dicen “oh me encanta esta canción *insértese canción de un grupo indie desconocido, o si es un grupo que son amigos del autor mejor, para que el personaje se haga el profundo*”. En ocasiones el lector tiene que dejar el libro a un lado e irse a youtube para entender el significado. No amiguitos, no estáis demostrando lo profundo que es vuestro personaje, lo único que me dan ganas es de arrancar la página y comérmela.


Y como hoy estoy especialmente furiosa, acabo de recordar un artículo de mi blog antiguo donde me meto con el worldbuilding de la Rowling. Allí estaba más deslenguada e irrespetuosa porque no me leía nadie. (Y lo que he disfrutado releyéndolo, dios, esa sí que soy yo en estado puro). Entonces llegó el Geek Furioso, hizo acto de presencia furiosa, me dio RT, y mi blog que solo registraba como 4 visitas mensuales se colocó como a las 200 en un día. Y seguidamente abandoné ese blog para hacerme este. Sí, las oportunidades de negocio y yo no nos llevamos muy bien. 


Estas son algunas de las cosas que me molestan como lectora. Hay muchas más, pero en esta entrada solo me he centrado en las que intentan manipular la percepción del lector. ¿Y vosotros? ¿Os habéis cruzado con este tipo de narradores? ¿Hay libros en los que os han tratado como idiotas?

Me he quedado con ganas de poner más memes :(

Comentarios

  1. Muy buen artículo.

    Creo que como dices esos detalles suceden más en la juvenil, tampoco es que sea lectora porque no me interesan la mayoría de novelas que se publican, pero me gusta leer algunos avances y con eso ya uf.

    También es verdad que a veces escribiendo no nos damos cuenta, sin embargo, lo cierto es que cuantas menos explicaciones das la narración mejora y te ahorras meterte en berenjenales además, todo son ventajas.

    El tema del worldbuilding ya es tela y parece que se pasa por alto con demasiada frecuencia en juvenil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta la juvenil... bueno, me gustaba hace unos años, y me gusta volver de vez en cuando (por ver mundos un poco más felices y eso, demasiado Abercrombie nubla la vista), pero las historias a veces son tan típicas que ya cansa...
      Precisamente, cuando una lectora cero se leyó este artículo me dijo: "menos mal que ya te has dado cuenta, era uno de tus fallos más grandes" así que nadie está libre de pecado xDDDD (pero es verdad que yo tampoco me daba cuenta)

      Es verdad que tampoco hay que exigir el worldbuiding, pues cada uno lo hace tan extenso como quiere, y en la juveniles parece que quiere darse a importancia a otras cosas... Pero lo de que una ciudad no tenga nombre... xD

      Eliminar
  2. Gran opinión. Faltaron más memes, pero gran opinión.
    Puf, yo odio muy fuerte que me traten como idiota y pienso que deberíamos subir el nivel de exigencia que ponemos a los lectores. En mi caso lo hago a través de revelaciones y secretos que un lector atento puede descubrir pero que nunca llegan a explicitarse (lo que además le da valor para una relectura).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quelefaltaronmemes QUELEFALTARONMEMES *se desmaya*
      Yo también trato de hacer eso, pero a la vez tengo miedo que los lectores lo descubran, así que dejo pistas mínimas, pero las suficientes como para cuando se desvele la cosa decir: AJÁ, estaba ahí todo el tiempo y no lo visteis. Pero ya veremos que tal se me da

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    He visto que anunciabas este artículo por Twitter y como me ha parecido curioso, me he metido a leerlo. Me ha gustado mucho y los memes han sido geniales. xD
    La verdad es que me ha servido mucho la explicación que has dado al principio, poniendo como ejemplo un pequeño fragmento que escribiste tú y aclarando por qué eliminaste la última frase. Yo también escribo y ese tipo de toques de atención me sirven para mejorar, así que muchas gracias por el artículo. ^^

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar! Pillé ese fragmento porque estaba ahí el último, pero me temo que todo el borrador está lleno de cosas de esas...

      Por eso hice el blog, quiero ayudar a más gente mientras yo también aprendo (que yo me quejo mucho pero no te creas que luego me lo autoaplico xD)

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Aprender palabras nuevas del mundo o la situación de este lo llaman "curva de aprendizaje", como en los videojuegos. No hay nada peor que esa curva sea una llanura o un Everest como en Embassy Town de China Melville.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Mieville solo leí Kraken, y la verdad, no sé si porque me pilló en época de exámenes o qué, pero sí lo recuerdo muy confuso, del tipo que faltaban descripciones, que nombraba cosas que no explicaba de dónde había sacado o no había mencionado antes... Estoy reconsiderando una relectura

      Eliminar
  5. Pues si con Alianzas te pasó eso, a mí me sucedió con Sueños de Piedra, así que entiendo tu dolor y tu sufrimiento (y por eso he abandonado el juvenil). Es detestable que te traten como si fueses imbécil e incapaz u_u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que generalizar con los géneros, pero viniendo de las mismas autoras... Me lo creo. Tenía la esperanza de que SdP por ser posterior fuese algo mejor que Alianzas, pero ya me dices eso... D:

      Eliminar
  6. Me sentí identificada cuando mencionaste eso de que un escritor intente restregarme en la cara su opinión de un personaje cuando lo que yo leo e interpreto es otra cosa. Es como "Dude, este fulano es un pelmazo. De héroe nada" y escritor no deja pasar página sin que me recuerde lo buena persona que es. Lo que empezaba siendo una lectura entretenida para pasar el tiempo se vuelve un plomo horrible y todo porque no son capaces de mostrar ¡MOSTRAR Y NO CONTAR! lo que está sucediendo y dejarnos sacar nuestras propias conclusiones.

    Ningún escritor nace aprendido, pero que estos libros pasen por filtros (supuestamente) de editoriales que hacen un trabajo profesional (supuestamente) y cobran (supuest... ja! no van a cobrar xD) para mejorar el trabajo de un escritor (que no es infalible) de cara al lector.

    Por otra parte, no me sorprende que no te leyera nadie en tu pasado blog, porque esa manía heredada de las oscuras e inmundas zonas del internet de los 90s que tienen algunos blogeros... esa cosa aborrecible de fondo negro y letra clara es el mal y merece ser erradicado de la faz de la tierra. ¡NAPALM A ESOS BLOGS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :( a mí me gustaba el diseño, de hecho, lo tenía en este blog hasta que una experta en marketing me dijo que se sacaba los ojos, así que lo cambié un poco a regañadientes xDDD

      El problema es que lo que cuentan y lo que muestran es distinto xDDD Porque en este caso, con Fay estaba muy de acuerdo con el narrador en que era un poco llorona y que debería cambiar: o bien para aceptar que se va a casar, hablar con su futuro marido para llevarse mejor, etc, o bien dar indicios de que pensaba escaparse (si hubiese preparado su huida unos días antes y con más inteligencia). En cambio en narrador no dejaba de decirte que Eirene es muy buena, muy valiente, muy fuerte e independiente, y los actos del personaje me estaban demostrando lo contrario. Puedes contar y mostrar, el problema es que si cuentas... es posible que el lector no esté de acuerdo contigo y pasen estas cosas. Por eso es más recomendable solo mostrar y que el lector saque sus propias conclusiones.

      Actualmente los filtros de las editoriales (al menos las grandes y más famosas) consisten en cuantos seguidores o suscriptores tienes...

      Eliminar
  7. El corredor del Laberinto.

    A cada rato mencionaban lo inteligente que era Tomas, pero resultó que en casi todo el libro nunca demostró su supuesta inteligencia. Al final solo era impulsivo y "carismático". Lo peor fue cuando se dejó atrapar tontamente, me dieron ganas de cerrar el libro, pero como era el ultimo de la saga (no leí el cuarto) decidí continuarlo.

    En todo caso es verdad. El problema de esos autores es que nos cuentan, no nos muestran. Si tu personaje es inteligente, tiene que demostrarlo con acciones inteligentes. Si el antagonista es malvado, tiene que demostrarlo, no tienen que contarnos lo malo que es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído el Corrredor porque tampoco me llama mucho, pero sí que me suena esa queja... Veo que es algo mucho más habitual de lo que yo pensaba.
      Lo de los antagonistas también me tiene un poco frita, especialmente esos que son gente mala por naturaleza y no tienen corazón. Creo que los mejores antagonistas son los que creen que de verdad están haciendo bien las cosas.

      Eliminar
  8. Excelente entrada. Me parece uno de los errores más comunes en narrativa (y yo lo cometo en todas las mierdas que escribo) aunque también ocurre en cine, manga... Por ejemplo se ve mucho en terror, donde parece que te dicen "¡aquí te tienes que asustar!" y además siempre te explican hasta lo que comió el fantasma el día que la mataron injustamente.

    Efectivamente, es inseguridad y miedo del escritor... supongo que subes un escalón cuando eres capaz de asumir que el lector te va a entender, siempre que digas lo necesario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Crítica Worldbuilding: 6 fallos de Memorias de Idhún

Convocatoria: Mundos fantásticos

Sistemas de magia I