Cómo crear religiones: Mitología y leyendas

Ahora que ya tenemos listos los dioses tendremos que configurar todo ese corpus de historias y leyendas. En palabras de escritor, tenemos los personajes, ahora vamos con la trama.



Cosmogonías

Todas las mitologías tienen su forma particular de explicar la creación del mundo. Algunas tienen varias versiones, otras una. Suelen coincidir en que antes de la creación el mundo el mundo era oscuro, en ocasiones acuoso o lleno de caos. Entonces surgió una pequeña luz, un huevo o una isla. Y entonces empezaron a surgir cosas.

En la tradición judeo-cristiana, por ejemplo, se supone que Dios ya existía, pero un día se aburría (aunque estrictamente no existía el tiempo) y empezó a hablar. Si uno de los motores de la magia de tu mundo es la palabra hablada, te recomiendo mucho un método parecido de creación, pues le estás otorgando una muchísima importancia. Incluso puedes decir que la creación fue producto del dios al usar la magia.

Pero somos humanos y sabemos que tenemos una forma de crear vida entre nosotros… ¿Y si nosotros no somos más que un reflejo de los dioses, cómo será? Exacto, en la mayoría de mitologías que conozco la creación del mundo se da a través del sexo, o bien de la masturbación. Como en uno de los muchos mitos de la cosmología egipcia, donde el dios Atum piensa “uy, si me toco aquí sale una cosa…” y entonces nacieron Shu y Tefnut, dios del aire y diosa de la humedad respectivamente… Me siento estafada porque de niña leí que había sido por un estornudo y la verdad, tiene mucho más sentido.

Cuando empiezan a crearse los dioses, empiezan a unirse entre ellos y a crear más dioses. Así hasta que alguien decide hacer el cielo y la tierra.

Una imagen de galaxias en mi blog es lo que siempre quise


Creación de las razas inteligentes


También pueblan esa tierra de seres. Pero normalmente los dioses se toman más tiempo para crear a los humanos. Se supone que esto nos otorga más importancia que al resto de los animales, o bien para hacernos “a su imagen y semejanza” (esto es mentira, ya podría habernos dado poderes también).

Así que los dioses crean a los humanos del barro o del maíz, o bien ya estábamos creados algún dios quiso hacernos especiales. Como el pobre Prometeo, que dejó a los humanos los últimos cuando repartió las armas a los animales, y como no tenía ni belleza, ni garras ni colmillos para darnos, decidió robarle un poco de inteligencia a Atenea para dársela. 

Claro que en nuestro mundo somos la única raza inteligente, pero esto no siempre se mantiene en la fantasía. También podemos tener enanos y elfos, o cualquier otra raza inteligente. No voy a decir que seguramente ellos tendrán su propia mitología y creación (porque eso ya es obvio, ¿verdad?) sino que los humanos también deberían tener en sus mitos una explicación para la existencia de esas otras razas inteligentes. Y por supuesto, los dioses también tienen que haberlas tratado con mimo, porque también poseen el don de los humanos. ¿Rivales o compañeras? Depende de cómo lo trates en los mitos.


La Edad Dorada: los héroes


Algunas mitologías también incluyen la llamada Edad Dorada, donde el mundo era mucho mejor, e incluso vivíamos junto a los dioses. Hasta que alguien hizo algo malo y entonces los dioses nos condenaron a llevar la vida de mierda que llevamos ahora. 

Pero los dioses no nos abandonaron del todo… Para bien o para mal, porque, en fin Zeus, eso de que violes a gente transformado en cosas raras no nos gusta, aunque tú creas que sí (me estoy conteniendo mucho para no volver a poner el meme de “I’m so horny”). Es por eso por lo que aparecen semidioses de vez en cuando para “ayudar” a la gente. Y pongo ayudar entre comillas porque por ejemplo, para que Hércules tuviese que realizar sus doce trabajos, antes tuvo que pedir penitencia a los dioses por haber matado a su mujer y a sus hijos tras una borrachera

Estos héroes son los que forman, no mitos como tal, sino epopeyas legendarias. En la Guerra de Troya la mitad (y creo que me quedo corta) de los personajes eran descendientes de dioses. En ocasiones no son hijos de los dioses, sino el dios mismo el que toma forma humana y baja al mundo mortal para hacer de héroe, como Vishnu con sus avatares. 

Tan deseosos estamos los humanos por estas historias heroicas que nos hemos inventado los superhéroes en el último siglo. Que son prácticamente lo mismo.



Dioses menores y patronazgos


Aquí viene una de las cosas que más salseo da y sin embargo casi nadie utiliza en sus historias. Pero fijaos en el mundo real: todos los pueblos tienen su virgen o su santo especial, y eso que se incluye dentro de una religión monoteísta como es la cristiana. 

Las ciudades grandes seguramente tengan a grandes dioses como patrones, pero los pueblos no tiene sentido. Esos dioses están muy ocupados, no van a ayudarles a ellos, pobres ganaderos y agricultores que solo están trabajando sus tierras. Es por eso por lo que adorarán a diosecillos menos importantes pero más relacionados con la naturaleza o con las actividades económicas: las diosas de la tierra para pedir una buena cosecha, dioses del comercio para atraer clientes, dioses del viento para que traigan las nubes de lluvia, o dioses de la buena suerte en general. Puede que incluso no sean dioses, sino humanos especiales, capaces de hacer milagros, como estos santos del cristianismo. 

Esta fue una de las cosas que critiqué a Memorias de Idhún. Está bien que haya 6 dioses principales, pero la gente más campechana no va a adorar a esos dioses que están tan ajenos de ellos, que tan grandes e importantes parecen. La diosa Wina pudo tener una serie de hijas por sí misma, pequeñas diosecillas de la tierra que protegen distintos lugares. Y sin embargo esto no existe: la religión es estricta e inamovible. No hay que olvidar que de una forma u otra, la religión la crearon los humanos, y por tanto evoluciona igual que ellos: orgánicamente, según las necesidades que ellos tengan. 

Solo tienes que ver la fachada de una catedral gótica para comprenderme


¿Puede un mortal convertirse en dios?


Esto está relacionado con la sección de los héroes y Vishnu tomando forma humana para solucionar cosas en este mundo. Porque sí, Zeus ya nos ha demostrado que los dioses se pueden transformar no solo en humanos, sino hasta en una lluvia dorada para embarazar. Pero bien sabemos que los dioses son dioses porque comen o bien la ambrosía, o las manzanas de Idhunn o la amrita. ¿Si deja de tomarlas, un dios puede transformarse en mortal? O bien, ¿si un mortal toma de estos manjares puede transformarse en dios?

No son pocos los mitos en los que los dioses temen a los mortales. Siguiendo con el pesado de Zeus, se cuenta como antiguamente los humanos tenían dos caras, cuatro brazos y cuatro piernas. Temeroso de su poder, los partió en dos con su rayo, lo que explicaría esa idea del amor romántico de que cada uno tenemos que buscar nuestra otra mitad, y que a la vez explicaría la homosexualidad. Esto me parece muy cursi y un poco estúpido (porque no eres mitad de nada y puedes enamorarte de más de una persona) así que voy a contaros otro mito hindú:

En el hinduismo los dioses son más bien como unos puestos que tienen que ser ocupados por distintas vidas. Esto resultará un poco raro, pero leyendo mitos hindúes, cuando empiezan a hablar de “los anteriores Indras” o “los pasados Brahmas” acabas entendiéndolo. Así, si eres bueno y cumples tu dharma, es posible que en la próxima vida te reencarnes en un dios. Pero hay humanos que mediante ascetismo y meditación pueden alcanzar el estado de dios por sí mismos. Los dioses tienen miedo de esto (más que nada porque asusta más algo que puede conseguir por sí mismo y no por reencarnación), y en lugar de atacar a estos sabios como el bruto de Zeus, intentan distraerle, normalmente mandando apsaras desnudas para que el humano se distraiga con ellas y pierda su concentración.



El fin del mundo


Así como la creación, la mayoría de mitologías también tienen su modo de ver cómo se destruirá el mundo. Puede ser por una guerra entre los dioses, como en la nórdica, pero la más extendida es que los dioses, hartos de ver la corrupción y la maldad que se ha apoderado del mundo, deciden reiniciarlo, destruirlo y crearlo de nuevo. Por lo que los mitos del fin del mundo no son más que una especie de esperanza, de que los dioses algún día arreglarán esto… aunque sea cargándoselo todo antes. 



Y hasta aquí esta sección. He dado más pistas para el principio y el desenlace, pero el nudo, lo que es todas las historias entre dioses, los mitos fuertes, las guerras entre ellos, ya depende de ti.

Comentarios

  1. Si no está el meme el artículo pierde mucho (?).
    No, ahora en serio, está muy guay y ya ando compartiéndolo entre amigas xD. Creo que lo único que no he terminado de entender es lo de "los anteriores Indras" y eso, al menos en el tema de los dioses (no de los humanos que ascienden a dios). Lo del fin del mundo se me había pasado por completo en una de mis historias, así que te doy las gracias y me doy cabezazos contra la pared por haberme olvidado.

    Atte. Rika~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;______; maldito Zeus, también quiere violarme los artículos
      Es que es raro de explicarlo... Es como que cada dios no es una vida, es un arquetipo que está siendo ocupado por diferentes vidas. Es por ejemplo, en una partida de rol clásico donde están el guerrero, el mago etc. Si el mago muere, posiblemente los jugadores harán que por gracia divina haya un mago que busca un grupo al que unirse en la siguiente taberna que vayan. Y oh, sorpresa, ese mago es prácticamente igual al que acaba de morir, sabe los mismos hechizos y casi tiene la misma personalidad. Es algo así, son distintas almas, pero el dios es el mismo, se comporta igual, sabe lo mismo...

      Eliminar
  2. Es importante la religión, las leyendas y la mitología del mundo que uno está creando, pero más importante es saber como introducirlo en la historia.

    Creo que es un grave error que el narrador te explique y te dé a conocer toda esa información, lo cual produce infodumping y un aburrimiento abismal.

    Pienso que la mejor forma de introducir toda esa información, es creando arcos argumentales que tengan referencia a esa información, revelando pequeños detalles que un lector minucioso lograra captar, y el lector emocional simplemente los ignorará. ¿El protagonista está motivado debido al gran héroe de las leyendas que salvó el mundo?, perfecto, se revela mediante su respeto al gran héroe y a las acciones que éste hizo el cual trata de imitarlo, o mediante conversaciones con otros personajes y sus distintos puntos de vistas (generando conflicto o un convenio que produce mayor determinación al protagonista). ¿El villano tiene una motivación religiosa?, se va revelando esa religión a medida que se va conociendo mejor al villano, de esa forma puedes extender y elevar el conflicto con discordancias entre religiones (incluso las escenas cliché de paganos siendo quemados sirven si sabes llevarlo de una forma que al lector le llegue). ¿Creaste una filosofía nueva para tu mundo?, pues el colega del protagonista puede ser uno de esos precursores, además de añadir un conflicto más a la historia, ya que puede tener discordancia con la religión imperante del Villano.

    Es difícil crear el worldbuilding, pero más difícil es introducirlo en la historia, ya que se requiere de cierta maña para evitar el infodumping y el no avance de la trama.

    Pienso que no es solo crear el mundo en sí, es saber plasmarlo de un modo llamativo en la historia (al estilo de Brandon Sanderson). Puedes crear un universo con distintos matices, pero si se introduce de forma errónea, el lector se aburrirá pronto. Actualmente necesitamos un modo de convencer al lector de seguir con la historia, y ese modo se llama emoción, pero es difícil de conseguirlo al principio de una historia. ;_;

    Saludos y muy buena información, me servirá para futuros proyectos que tengo en mente para mejorar el worldbuilding.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Crítica Worldbuilding: 6 fallos de Memorias de Idhún

Convocatoria: Mundos fantásticos

Sistemas de magia I