Cómo crear religiones: Instituciones y cultos

Llegamos a la sección que va a resultarte más útil si de verdad llegaste aquí con el fin de crear una secta, de la que yo no me responsabilizo en absoluto. 


Los sacerdotes


Los dioses tienen sus métodos para marcar su presencia entre los mortales. La mayoría de las veces ellos no lo pidieron, pero ahí están los grupillos de humanos que sienten que deberían promover su palabra. 

Los sacerdotes son los intermediarios entre el dios y la gente común. Son ellos quieren realizan los rituales, entregan las ofrendas y ayudan al resto de mortales con los asuntos espirituales. Hay alguno más de andar por casa, como los chamanes, de un culto más local y siempre realizando sus rituales con la comunidad, mientras que otras religiones se van a la otra punta y ni siquiera permiten que los fieles pisen los templos o ciertas partes de ellos. 

Los sacerdotes pueden organizarse en cleros más o menos poderosos. Los griegos no intervenían mucho en política, pero sí tenían poder, el suficiente para condenar a Sócrates a muerte, por poner un ejemplo. Pero habitualmente los cleros poderosos siempre han estado muy unidos a la política, hasta el punto en el que el rey era también la cabeza de la religión, o bien al revés: el rey tenía que ser elegido o coronado por los sacerdotes. En las dinastías asiáticas es tradición considerar al rey un semidios, mientras que en las europeas los emperadores más poderosos siempre fueron coronados por un Papa, como símbolo de que Dios estaba de su parte.

Los sacerdotes han dedicado toda su vida al estudio, no solo de las Sagradas Escrituras, sino de otros asuntos, por lo que en una sociedad medianamente religiosa serán los sabios por excelencia. Esto da lugar a un arquetipo de personaje muy jugoso pero recordad: ni todos son buenos curanderos ni todos son inquisidores hijos de puta. Dentro del clero puede haber un cisma de ideas, de distintas interpretaciones de un hecho.

Y por cierto, se considera que las mujeres tienen mayor sensibilidad para temas místicos y espirituales, por lo que si formas un clero mixto, es posible que el número de sacerdotisas supere ampliamente al de sacerdotes. Pero la historia tradicionalmente patriarcal que tenemos en este planeta se ha esforzado en cortar en repetidas veces esta rama: Solo hay una corriente del budismo que admite monjas mujeres, las brahmanas solo sirven para tener hijos de brahmanes, y los cristianos quemaron a Juana de Arco por bruja porque afirmaban que las voces que ella oía eran del Diablo y no de Dios. Tengo la sensación de que si esas voces las hubiera escuchado un hombre hubiese pasado algo muy distinto.

El Libro Sagrado


Como ya conté en anteriores entradas, algunas religiones de forman cuando el dios entra en contacto con algún mortal, algún profeta que le muestra al resto del mundo las enseñanzas que el dios le ha dado. Como ningún humano, por mucho contacto que haya tenido con los dioses, es inmortal, es habitual que todas las enseñanzas, los discursos, los sermones que dio, y en definitiva toda su vida se ponga por escrito. Esos escritos se compilan en el Libro Sagrado, las Sagradas escrituras, o como te apetezca llamarlo.

El clero se forma alrededor de las doctrinas que da este libro. Sin embargo algunos episodios suelen ser metafóricos y ahí es donde entra la interpretación y el problema: los sacerdotes son los únicos capacitados para interpretar como les venga mejor a ellos.

En ocasiones no es necesario un libro físico como tal, los mitos griegos se transmitían oralmente y prácticamente todo el mundo se los conocían. La mitología en realidad es un conjunto de historillas y cuentos, bastante fáciles de recordar y muy entretenidas.

Los sikh adoran a su libro sagrado, el Guru Granth Sahib, como si fuera uno más de sus Gurus (maestros)


Los métodos de control: el miedo


Si una religión quiere ser poderosa, arrastrará a toda la población tras ellos. Y pocos métodos hay mejores que el miedo para que te hagan caso:

“Si no le haces ofrendas a los dioses (por tanto a mí) se van a enfadar y lanzarán un rayo a tu granja”

“Como Adán y Eva pecaron, todos los humanos somos pecadores, a no ser que te bautices, lo que te quita el pecado original y con lo que además pasas automáticamente a entrar a nuestra comunidad”

“Y si tienes pecado no irás al Cielo, por lo que te recomiendo que todas las semanas pases por la Iglesia a confesarte y a decirle al cura todo lo que has hecho mal, ya sabes, por si acaso te atropella algo y mueres accidentalmente”

“Si eres malo tu corazón se llenará de pecado, pasará más que una pluma en el Juicio de Anubis y entonces un monstruo te comerá y no podrás ir al Reino de Osiris”

También está el aspecto contrario, el de la devoción, el creer que por hacer cosas buenas y caerle bien al sacerdote los dioses te van a beneficiar más que al resto de los mortales, pero no suele ser tan efectiva como el miedo. Y además, por muy bueno que seas te acabará pasando alguna desgracia, lo que indica que quizás no le caías tan bien a los dioses.



Las inquisiciones: no hay villanos

Llevaba mucho tiempo sin poner memes

“Qué asco de personas, cómo se aprovechan de la gente” pensarás después de leer la anterior sección “Voy a hacer mi mundo sin sacerdotes, donde la gente hable por sí misma con los dioses, sin intermediarios. ¡O mejor! ¡Un mundo sin religión!”

Eso sería una pena, ya que el 80% de los artículos que escribo no te servirían de nada. Pero también le estarías quitando a tu mundo un componente del que podrías sacar una buena trama. Porque los sacerdotes no hacían (y hacen) eso para aprovecharse de la gente: realmente lo creen. Ellos solo aconsejan a la gente con su buena fe, por su bien, ya que si algo malo les pasa, en parte será culpa de ellos, por no haberlo remediado a tiempo y haber apaciguado a los dioses cuanto tuvieron la oportunidad.

Y esto viene por lo que dije en la primera sección: los sacerdotes no son ni muy buenos ni muy malos, simplemente son personas con sus tonos de gris como todas las demás. Sí, incluidos los inquisidores.

Puedo afirmar que existen pocos villanos en la Historia. Todas las atrocidades que se han hecho tenían una causa de justificación detrás, un “el fin justifica los medios” o un arrepentimiento después (se me ocurre el inventor de la dinamita…). Hasta Hitler pensaba que lo que hacía era bueno. En su propia perspectiva, nadie es un villano. Una de las labores de la Historia consiste en indagar en la psique de estas personalidades, el qué les llevó a hacer eso, con qué justificación lo hicieron.

Por supuesto que no voy a defender a los inquisidores y a decir que lo que hicieron estaba bien, pero ahí está el problema: ellos pensaban que sí lo hacían. Era mejor dar cicuta a Sócrates ahora, no fuera que sus ideas sobre que los dioses no existían se expandieran, un día apareciese Zeus y fulminase a todos esos infieles. Mejor quemar unas pocas brujas ahora, que quemar cientos dentro de unos años. 

La conquista de América comenzó con buena fe, queriendo transmitir a los indígenas el cristianismo y con ellos la oportunidad de ir al Cielo. Querían ayudarles. Claro que luego se fue de las manos.

No hay nada más peligroso que alguien que cree tener razón.

PD: si buscáis información sobre la Inquisición es posible que os llevéis una sorpresa. Hay mucha leyenda negra, en realidad se condenó a mucha menos gente de que la se piensa. Tenías que haber hecho algo realmente grave para que te condenasen a muerte. Las grandes quemas de brujas se produjeron en la Edad Moderna, no en la Media.

La relación con la magia: los rituales


Uno de los problemas de las religiones del pasado era que la religión y la magia estaban profundamente unidas. La magia venía de los dioses, a través que los rituales que hacían los sacerdotes. Hasta las religiones judeocristianas no se separó la magia, que empezó a verse como las cosas sagradas que hacían los sacerdotes, pero con el Diablo (y se empezó a ver mal porque solo los sacerdotes tenían permitido hacer life-hacks).

Los rituales son complejos y elaborados métodos de contactar con los dioses. Todo estaba muy esquematizado y preparado, hay que seguir una serie de pasos para establecer contacto con el dios. En el mundo grecorromano esto estaba tan preparado que si uno de los sacerdotes que participaba en el ritual hacía algo al revés o simplemente se tropezaba, había que empezar el ritual desde el principio. Y muchos de esos rituales contenían sacrificios de animales… que había que volver a sacrificar.

Estos rituales tenían muy en cuenta la astronomía. Aunque qué os voy a contar, seguro que estáis hartos de ver luchas finales contra el malo final durante un eclipse, donde el héroe le interrumpe en mitad de un ritual donde iba a sacrificar a la chica. Y voy a admitir que a mí me encanta la tensión que provocan.


Los templos


De esto ya os hablé en esta entrada, así que seré breve ahora. Los templos suelen ser, junto a los palacios, los edificios más impresionantes de las ciudades. Son los lugares donde los sacerdotes atienden a la población y realizan sus rituales. En algunas culturas también se considera que los templos son las casas de los dioses en la tierra y que las figuritas que los representan son ellos mismos (en serio, id al artículo que os he dejado antes). 

Los dioses en la tierra: las kumaris


Para finalizar la entrada voy a contaros una leyenda de Nepal. Ya vi que os encantaron los jainas cuando hablé de ellos en la pasada entrada :D así que voy a hablar de más cosas religiosas raras.

En anteriores entradas os hablé de cómo algunos dioses bajaban a la tierra en formas mortales: Vishnu con sus avatares, Zeus para embarazar a todo lo viviente (nopongaselmeme nopongaselmeme), o cuando los dioses monoteístas eran más bien vagos y mandaban a sus ángeles o profetas. En sociedades aún tan religiosas como las del sur de Asia esto sigue siendo muy real.

Los templos nepalíes tradicionalmente siempre han sido de dos pisos. Por eso cuando un rey de Katmandú construyó un templo algo más alto, al lado de su palacio, la población se escandalizó un poco. Era un templo a la diosa Taleju, una diosa terrorífica, muy parecida a la Kali india. La cúspide del templo quedaba justo en frente de la ventana del dormitorio del rey.

Se decía que desde entonces la diosa acudía todas las noches a jugar a los dados en el rey, a lo que este aprovechaba para consultarla sobre el gobierno. Así fue durante generaciones, hasta que una de los reyes intentó abusar sexualmente de ella.

No hace falta aclarar que la diosa se enfadó muchísimo y dijo que no volvería a acudir nunca más, pero no dejaría al país desamparado: se encarnaría en una niña para seguir dando consejo al pueblo. 

Ellas son las kumari, las encarnaciones de Taleju. Se eligen entre las niñas de una casta nepalí. Son niñas que deben tener ciertas características físicas (ojos negros de vaca, muslos de ciervo…) aunque también se tiene en cuenta el horóscopo y otros rituales secretos que no han sido desvelados, pero se sospecha que son del tipo encerrar a la niña en una habitación oscura llena de bichos y serpientes. Si ella no muestra temor, será digna encarnación de la diosa.


Las kumaris no pueden pisar otro suelo que el que no sea el de su palacio. Las niñas dejan de ser la diosa en el momento en el que sangran, o bien por un corte o bien por la menstruación. Puede haber varias kumari simultáneamente, pero la más importante de ellas siempre será la Kumari Real. Aunque el último rey de Nepal murió en 2008 las kumari siguen existiendo y de hecho, la casa de la kumari de Katmandú fue uno de los pocos monumentos que no cayó con el terremoto de 2015.


Y eso es todo mis amiguitos. No sé si esta es la última entrada o si bien se me ocurrirá algún otro tema relacionado con la religión para la semana que viene.

Comentarios

  1. La inquisición de hecho era más una herramienta política que otra cosa. Y sí, estuvo perdurando mucho tiempo más allá de la Edad Media. Un libro que leí muy bueno sobre el tema fue el Las brujas y su mundo de Julio Caro Baroja (y creo que tiene una segunda parte), la pena es que fue para un trabajo de la carrera en un año en el que estaba hasta arriba de exámenes y otros trabajos y hubo muchos más partes sobre las que tuve que pasar más rápida para que me diera tiempo a acabarlo :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto el libro :) A mí me pasa eso constantemente, la de libros interesantes que encuentras pero no puedes terminar por la carrera...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Crítica Worldbuilding: 6 fallos de Memorias de Idhún

Convocatoria: Mundos fantásticos

Sistemas de magia I