Reto 1 de ELDE

Voy a participar también este año en los retos propuestos por El Libro del Escritor. Espero que este año me vaya un poco mejor que el pasado, porque vamos... Escribiré microrrelatos aunque sea, para tratar de terminar el reto.
Os dejo con el primero, que no sé si cumple la condición o si es un relato siquiera porque... bueno.



1. Escribe un relato que comience en un día de Año Nuevo.
Devoradores de propósitos

Los humanos eran unos seres curiosos. Tenían la superstición de que no había que decir en alto los deseos tras soplar las velas de una tarta, pero no sobre las confesiones y sus anhelos más profundos a alguien, aunque fuese otra persona de su confianza. Y gracias a ellos, los seres se alimentaban.

Los seres no tienen forma ni nombre y poca gente conoce su existencia. Un demonólogo del siglo XVI los descubrió, alimentándose de la desesperanza que provocaba la peste. Los llamó así, espíritus de la desesperanza. En el pasado remoto debieron conocerlos más, por eso esa costumbre humana de no decir los deseos en alto.

Siguen actuando hoy día, alimentándose de las decepciones de los votantes al descubrir que el político en el que depositaron su confianza les mintió, al encontrarse una justicia corrupta e injusta. Pero no temáis, porque estos seres no diferencian entre el bien y el mal, también se alimentan de la tristeza de las parejas rotas, siempre y cuando lo cuenten a sus allegados para sacarlo de dentro. Esto aliviaba a los humanos, esos seres paliaban la tristeza en los corazones en el momento que ellos permitían su acceso mediante la palabra. 

Pero ahora pueden resultar peligrosos. Una de las cosas que más les alimentan son las desilusiones. Entre los humanos se han puesto de moda los propósitos de año nuevo, unos deseos que piensan cumplir y que cargan de energía. Los seres lamen con avidez desmedida las páginas de las agendas en las que los humanos escriben estos propósitos, disfrutando especialmente del Voy a ir al gimnasio más a menudo. Los humanos incluso bromean afirmando que no cumplieron ninguno de los propósitos del año anterior. 

Si supieran que no son los únicos que no son los únicos que disfrutan de copiosas comidas durante estas fiestas…

Comentarios

  1. Quiero gritar.
    Lo breve, si bueno, dos veces bueno. Y en este caso, el dicho se cumple.

    Por favor, iluminame con un segundo relato sensual de dioses egipcios.

    Supongo que ya tienes un fan #1, pero...¿me puedo declarar Presidenta de tu club de fans? Así, formalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tenía ni idea de qué hacer el segundo, pero oye no es mala idea xDDDDDDDDDDDD

      Qué dices mujer, si esto es una patata xdddd

      Eliminar
  2. ¡Hala! Me ha gustado un montón. Me encantan las historias de este tipo y has sabido llevarla muy bien <3 Igual que Lulu por ahí arriba apoyo la moción del relato de dioses egipcios, me encanta cuando hablas de ellos en twitter es genial xDDD Por cierto revisa la última línea que tienes una repetición! Espero seguir leyendo tus relatos gracias al reto y estás invitadísima a pasarte por los míos. ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé como va a acabar una cosa de dioses egipcios en la barra de un bar ¿¿??
      Gracias por avisarme de la repetición, lo subí deprisa y corriendo xdd

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Crítica Worldbuilding: 6 fallos de Memorias de Idhún

Convocatoria: Mundos fantásticos

Sistemas de magia I