La Reina de la Laguna: Los infiernos

¡Oh Maat! Estoy aquí, ante ti. 

¡Permíteme, pues, mirar tu radiante belleza! 
Ya que vi culminar en Heliópolis el Ojo de Horus 
no me sucederá ningún mal en esta Región, ¡oh dioses! 
Ni tampoco en vuestra Sala de la Verdad Justa. 
Porque yo sé el Nombre de los dioses 
que rodean a Maat, la gran divinidad de la Verdad Justa… 

Oh vaya… perdón, me habéis pillado haciendo un hechizo de necromancia avanzada *le da una patadita a la momia para esconderla debajo de la cama* 

Parece que ha funcionado y ha vuelto a la vida, al menos de momento. 

Pero ha atraído a unos seres raros consigo 


No voy a aburriros con cosas sobre por qué llevo tanto tiempo sin actualizar. He hecho muchas cosas entre medias, por ejemplo, hacer un curso de edición, empezar a leer comics, TERMINAR EL TFM, coordinar la Lit Con (no se coordina sola), arreglar mi ordenador (porque se formateó y las novelas y los relatos estaban a salvo, pero no los memes de Zeus :() y qué raro, escribir. Cosas del blog no, claro *insertar Emoji de risa* 

Y es que aunque haya estado muerto, el blog ha seguido… consiguiéndome cosas, digámoslo así. Y me siento profundamente agradecida de que la gente siga acordándose de mí aunque no actualice esto. 

A lo que iba, vamos a hablar del sitio de donde he recuperado el alma del blog 

Del Infierno. 

Bueno, no del infierno, llamémoslo más bien “Inframundo”, llamado Duat por los egipcios… 

Trilogía la reina de la Laguna
Con una calidad de mierda los pobres, estos libros no se merecen esto
Y Merle parece una señora anciana con esa rebeca y esos zapatos

Pero antes permitidme hablar de estos libros. La reina de la Laguna es una trilogía de fantasía juvenil formada por tres volúmenes: “La Reina de la Laguna”, “La Luz de Piedra” y “La Palabra de Cristal”. Están escritas por un señor alemán llamado Kai Meyer, que muchos califican de “maestro del realismo mágico” y con muchos me refiero a las frases promocionales que hay en la contracubierta. 

La Reina de la Laguna transcurre en nuestro mundo. Más bien en uno parecido: se trata de una especie de ucronía fantástica que transcurre en la Venecia del siglo XIX. Pero el ambiente cambia un poco… 

Resulta que los egipcios han vuelto. Una secta de sacerdotes de Horus, junto a las esfinges, han resucitado a Amenofis, un niño faraón egoísta y repelente. Comandando legiones de guerreros-momia, ha conquistado todo el mundo, excepto dos regiones: Venecia, protegida por la Reina de la Laguna, y el Imperio de los Zares, protegido por Baba Yaga. 

Por como te describen los "recolectores de cadáveres" para hacer las momias yo me imaginaba
los propagadores de Peste estos de WoW

La historia empieza con Merle, y su amiga Junipa (relevante decir que es ciega y un personaje muy especial), dos huérfanas que son enviadas como aprendizas al taller de Arcimboldo, de quien se dice que fabrica espejos mágicos gracias al agua de la laguna hechizada por la Reina. La laguna está poblada de sirenas esclavizadas por los humanos y que no se sabe qué criatura es exactamente la Reina, y por supuesto no lo desvelaré aquí para no spoilear y que os leáis los libros ¿? 

Ya con este panorama tenía todos los ingredientes para gustarme (egipcios conquistando el mundo??) pero al llegar a la página 38 del primer libro me encuentro esto: 

Corrían rumores de que, meses atrás, mensajeros del infierno habían visitado el Consejo de la Ciudad para ofrecer la ayuda de su señor en la lucha contra el imperio egipcio, pero los consejeros habían rechazado cualquier pacto con el demonio. Mientras la Reina de la Laguna los protegiera, no había ningún motivo para acceder al acuerdo. En el año 1833, una expedición de la National Geographic Society dirigida por el famoso prodesor Charles Burbridge demostró la existencia del Infierno en el interior de la Tierra y desde entonces se habían producido algunos encuentros entre enviados de Satán y representantes de la humanidad. La verdad era que nadie sabía nada a ciencia cierta y al parecer, así ya estaba bien. 

En este libro existe el Infierno. 

Sí, wow, que novedad, el Infierno existe en un montón de obras de fantasía. A lo que me refiero es que aquí se toma el infierno como elemento propio de la tradición del que se intenta demostrar su existencia. Se intuía que el infierno existía por ciertas apariciones de demonios, pero no se demostró hasta que se mandó una expedición a buscarlo. Una expedición científica, como las que eran habituales en el siglo XIX hacia el interior de África, vamos. Y lo encontraron. Ha tomado un elemento que se creía irreal y han demostrado su existencia con método científico. 

Ya os he dicho que
se me borraron los memes
y una sobrevive con lo poco que encuentra

Esto ha pasado en la realidad (NO CON EL INFIERNO, CLARO en realidad sí y se llama Andalucía en verano). Hasta el siglo XIX se pensó que la ciudad de Troya no era más que un emplazamiento legendario, tan fantástico como los personajes de la Ilíada. Hasta que en 1870, otro señor alemán rico (bueno, va, por aquel entonces era prusiano) y un poco friki llamado Heinrich Schliemann descubrió el yacimiento, demostrando que pese a que la Ilíada se consideraba un texto mitológico, había partes en ella que sí eran verdad, eran historia. En realidad Troya, o las ruinas que podrían coincidir más o menos a como se describe Troya en las epopeyas griegas, las descubrió un señor llamado Frank Calvert, pero Schliemann fue quien puso la pasta. Y el nivel de frikismo de este señor por la Ilíada estaba en el punto de poner nombres de los personajes a sus hijos y atribuir toda cosa que encontraba a alguno de los personajes. 

Recreación histórica cuando Schliemann (señor de la izquierda) encontró la llamada
"máscara de Agamenón" (coso de la derecha) by me:
Schliemann: ES ELLA. LA MÁSCARA DE AGAMENÓN
Arqueólogo rando: Pero señor, podría ser cualquier cos...
Schliemann: LA EFIGIE DE UN PODEROSO REY MÍTICO EN MIS MANOS
*se la pone en la cara* NOS PARECEMOS. TENEMOS EL MISMO BIGOTE.
Arqueólogo: No sabemos ni de qué época es, por favor señor, no descontextualice el hallazgo...
Schliemann: AAAAAAGAMENÓÓÓNNNNNNNNNNNNNN
Arqueólogo: POR FAVOR SEÑOR, SUÉLTEME EL BRAZO

A lo que iba y por enlazar un poco con lo anterior, las palabras Infierno e Inframundo no son exactamente sinónimos. El cristianismo nos ha vendido Infierno como un lugar de castigo eterno para los pecadores, mientras que en otras religiones predominan los Inframundos. Es decir, lugares oscurillos, deprimentes, pero no necesariamente malos. 

Los Inframundos son lugares donde iba la gente que no había hecho nada malo, pero tampoco algo excepcionalmente bueno, los normalitos. Según la mitología nórdica, los que morían de viejo o por enfermedad, ya que según ellos la honra caía en morir en batalla para ir al Valhalla (o al Folkvangr!! Que siempre nos olvidamos que Freya se queda con la mitad!!). Si no, tu destino era Hel. 

Lo mismo pasa con el Hades griego. Gobernado por su dios homónimo, (el cual no es malo vale, no al menos pudiéndolo comparar con el puto Zeus, parad ya superproducciones millonarias como Hércules Disney o Furia de Titanes), el Hades era un lugar desagradable, pero que tenía sus rinconcitos para la buena gente como los Campos Elíseos, al igual que el Hel tenía el Helgafell. Y por supuesto, también tenían sus rinconcitos para los malos como el Tártaro y el Naströnd, respectivamente, más similares al Infierno cristiano en el sentido de castigo horrible y eterno. Los egipcios consideraban su Inframundo, el Duat, más como un lugar de paso, una especie de prueba que había que superar antes de llegar al Aaru, el paraíso. Incluso en el cristianismo tienen su propia “sala de espera”, el Purgatorio, un infierno menos malo (un inframundo, vamos) incluso el Limbo, el cual Dante coloca en la capita más superficial del infierno, de gente no mala pero que como no era cristiana, ahí se queda. 

Dante hizo worldbuilding del infierno, fight me

El infierno que se nos presenta en La Reina de la Laguna se trataría más bien de un Inframundo. No es un lugar de castigo ni hay gente muerta, solo es una región situada debajo de la corteza terrestre, habitada por los lilim, los descendientes de Lilith, los demonios vamos. Ni siquiera estos son malvados, aunque piden cosas un poco rarunas (como pedir una gota de sangre de cada uno de los habitantes de Venecia para el pacto) y son algo creepys. Las descripciones del libro son vagas, (quizás para generar un velo de Timantes, y que te los imagines más feos de lo que son) pero coinciden en bichos desagradables y de tipología muy diversa, patas largas de araña, garras, ojos, dientes… Aunque en realidad los pobres no hacen mucho, viven en su ciudad, Axxis Mundi, el eje del mundo, gobernados por su rey, el Señor de la Luz, significado exacto de la palabra Lucifer… Sí, aparece Lucifer pero… no de la manera que uno se imagina. 

Cuando dices que no quieres hacer spoilers pero quieres hablar del Infierno y de cosas que pasan en el segundo libro

En definitiva: que leáis la trilogía de la Reina de la Laguna, que tiene miles de cosas interesantes y originales.

Prometo haceros una entrada de infiernos más extensa, que es una de las secciones pendientes de la lista de cómo crear religiones.

PD: Sí, espero volver al blog regularmente 

PD2: no, no prometo nada. 

PD3: Recuerdo que debido a que tuve que formatear he perdido todos mis memes de Zeus y se aceptan donaciones

PD4: Tengo que hacer la mierda esa de confirmar los correos de la lista... oh diosmio

Comentarios

Entradas populares

Crítica Worldbuilding: 6 fallos de Memorias de Idhún

Criaturas mitológicas indias: Bestiario

La historia reflejada en la mitología: Diosas arqueras